lunes, 7 de diciembre de 2015

¡YA HEMOS COMENZADO LA CAMPAÑA DE  NAVIDAD 2015!
Es un momento privilegiado para compartir lo que tenemos desde corazón. 

No sirve dar de lo que nos sobra, o pensar que sólo con este gesto vamos a solucionar la situación de tantas familias que están viviendo tiempos difíciles... 

Se trata de que todos partamos nuestro pan de cada día para que celebremos en común - unión con el hermano. 
Se trata que cada uno comparta su pan (cada cual sabrá en qué consiste su pan de cada día, hecho con levadura de conciencia y amor).

PARA ELLO NO DEBEMOS OLVIDAR QUE:

  1. LOS PAQUETES DEBEN ESTAR CERRADOS Y COMPLETOS.
  2. NO DEBEMOS APORTAR ALIMENTOS QUE CADUQUEN EN POCOS DÍAS.
  3. LA CHACINA DEBE ESTAR ENVASADA AL VACÍO.
  4. DEBEMOS CONSIDERAR UNA ALIMENTACIÓN COMPLETA Y VARIADA.
¿GRACIAS A TODOS!

…VENID, BENDITOS
DE MI PADRE…

"Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí".

ACOGEMOS LAS PALABRAS DEL SEÑOR Y COMPARTIMOS CON
EL HERMANO

PASTEL DE NAVIDAD

Preparamos un sólido y resistente
molde de armonía e introducimos en su
interior harina de solidaridad. Añadimos
paz y justicia en generosas cantidades y lo
amasamos todo con las manos de la tolerancia,
el perdón y la ternura. Añadimos la sal
del optimismo, el azúcar de la alegría y la
levadura de la caridad.
Cuando la masa esté bien compacta, la
rociamos con el licor verde de la esperanza
y la ponemos a cocer en el horno del corazón
a temperatura que brota del amor,
cuyo resultado nos dará el pastel de la solidaridad
y el compartir.
Y como tenemos fe en que estos ingredientes
son de alta calidad, podremos saborear su
exquisita dulzura en Navidad y en todos los
días del año, porque no tiene caducidad. 



¡ YA ESTAMOS EN ADVIENTO !