martes, 9 de junio de 2015


¿Qué haces con tu hermano? Día de Caridad 2015

cartelweb



































Como cada año en la Solemnidad del Corpus Christi, día grande de la Eucaristía, del Amor infinito de Dios a los hombres, la Iglesia celebra el Día de la Caridad. Por ello, Cáritas Diocesana de Málaga se une a esta fiesta de fe a través de su campaña “¿Qué haces con tu hermano?”.
Campaña Institucional
En el marco de la campaña institucional “Ama y vive la justicia”, Cáritas centra este año su mensaje en la dignidad de la persona y sus derechos perdidos que han dado lugar a nuevos rostros de pobrezas. La dignidad de las personas, en tanto somos hijos de Dios, es el principal valor que sustenta la identidad y acción de Cáritas. Las personas son un fin en sí mismas y la dignidad es inseparable del hecho mismo de vivir.
La pregunta “¿Qué has hecho (qué haces) con tu hermano?”, es una llamada urgente a ver la realidad de tantos hermanos nuestros despojados de sus derechos.
Nuestra época está marcada por el hambre y las desigualdades sociales. La exclusión de las personas y las familias más pobres crece de forma escandalosa frente a una cultura del despilfarro y del consumo que se ha globalizado de forma vertiginosa, restando valor a la vida humana y al significado de su dignidad.
Pero resulta difícil mirar hacia otro lado. No podemos vivir ajenos al drama de los cerca de 5 millones de personas que no tienen trabajo en nuestro país, a los 845 millones de personas con hambre crónica en el mundo, a la situación “vergonzosa” de tantos miles de personas forzadas a emigrar huyendo del hambre, de la guerra o de la persecución religiosa y a tantas otras dramáticas situaciones de pérdida de derechos.
Es imposible no sentir, no escuchar, no querer ver. Hoy, estos signos, claman al cielo y nos interpelan: ¿Dónde está tu hermano? ¿Qué has hecho? (Gn 4,9). Tenemos la libertad de elegir. Responder a nuestra vocación de fraternidad, o dejar paso al egoísmo en nuestra vida dando la respuesta de Caín «¿soy acaso guardián de mi hermano?» (Gen 4,9), que nos hace cómplices en la indiferencia.